Oficina parroquial : (971) 715 00 60,  (971) 715 10 16

Renovar la pasión por evangelizar

Renovar la pasión por evangelizar

Ejercicios espirituales del presbiterio de Tehuantepec del 11 al 15 de Marzo

Redacción/Catemaco Ver. Marzo 2019

Con la alegría del reencuentro entre hermanos sacerdotes y el nuevo obispo, Monseñor Crispín Ojeda M. que por primera vez participa con el presbiterio de la diócesis de Tehuantepec, se realizaron los ejercicios espirituales en Catemaco Veracruz, en el centro de oración de la Diócesis de San Andrés Tuxtla.

Con la asistencia de 45 sacerdotes y el obispo, el padre José Luis Castillo de los padres oblatos,  se reflexionó sobre la  mística misionera del sacerdote a la luz de la “alegría del Evangelio” del papa Francisco, exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, donde  se nos invita a transmitir la alegría  de la palabra de Dios. Una iglesia en salida, con la misión  de transformase desde dentro para transformar la sociedad. Una conversión  interior de la iglesia  para enfrentar los desafíos  del mundo actual-decía el padre José Luis- Comentando la exhortación del papa Francisco. Anunciar la palabra con preparación y desde una parroquia en salida hacia las periferias existenciales utilizar todos los recursos para anunciar la palabra de Jesús que transforma a la humanidad.

El sacerdote no debe dejar la homilía como instrumento de la misión y el salir al encuentro de la comunidad sin esperar que ella venga a él-es uno de los grandes retos de la iglesia en misión- Atendiendo la dimensión social en la opción por los pobres desde el corazón de Dios sin caer en ideologías-dice el papa Francisco. La iglesia no es una ong-

La Virgen María es madre de la iglesia y modelo de iglesia evangelizadora- insistió el padre José Luis.

Los sacerdotes asistentes con el obispo Crispín lograron en el tiempo de oración, misa, adoración al Santísimo sacramento, las confesiones, la meditación y la convivencia tener el espacio para retomar fuerzas con la gracia de Dios para RENOVAR LA PASION POR EVANGELIZAR.

Terminados los días de ejercicios Espirituales todos regresaron a sus parroquias a la misión de esta cuaresma donde se nos invita a la conversión y a atender con el espíritu del buen samaritano a los más necesitados -dice el mensaje cuaresmal de monseñor Crispín- para que conmovidos desde las entrañas de la misericordia y desde una conversión sincera podamos celebrar la Pascua con el Señor -dice Mons. Crispín, obispo de Tehuantepec-